El TTIP y el CETA un paso más hacia la dictadura del capital

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Actualmente se están negociando acuerdos de libre comercio entre la UE y EEUU - Canadá. El más conocido por todos es el TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones) el cual es una propuesta de acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos que pretende equiparar las normativas a ambos lados del océano. En pocas palabras, es el nuevo Caballo de Troya. La Comisión Europea, el Gobierno Estadounidense y las grandes empresas están vendiéndonos el acuerdo como el antídoto definitivo contra la crisis. Sin embargo están ocultando una pérdida de derechos sin precedentes. El CETA menos conocido pero no por ello menos dañino, es un acuerdo de libre comercio entre la UE y Canadá. Aunque las dimensiones del acuerdo son mucho menores, el peligro de éste reside en que muchas de las empresas norteamericanas instaladas en Canadá puedan aprovechar este acuerdo para utilizarlo como puerta de entrada trasera al mercado europeo una vez que el TTIP está siendo bloqueado.  

 

TIPP

El TTIP es un tratado de libre comercio que se está negociando entre Europa y Estados Unidos desde el verano del año 2013 y que debido a presiones de distintas ONGS y movimientos sociales parece que se ha estancado.

 

CETA

El CETA es un tratado muy similar en cuanto a los principios que lo rigen pero que ha pasado más desapercibido debido a que se trata de un Tratado entre Canadá y la Unión Europea con menos consumidores implicados. Pero es un tratado igualmente importante ya que el 80% de las grandes empresas estadounidenses tienen filiales o empresas subsidiarias en Canadá y el CETA puede ser una puerta trasera de entrada en Europa de dichas empresas.

 

 20161011-ttip-ceta

Los tratados de libre comercio facilitan el intercambio comercial de bienes y servicios entre dos partes o más, pero al mismo tiempo restringen dicho mercado a terceros. En periodos de crisis económica, recesión o de inseguridad política se suelen desarrollan más este tipo de tratados, bilaterales o regionales, que tratados a nivel multilateral o mundial a través, por ejemplo, de la Organización Mundial del Comercio

El TIPP y el CETA no son los únicos tratados bilaterales o regionales que existen. De hecho la Unión Europea ha cerrado tratados bilaterales con países en vías de desarrollo altamente perjudiciales para la economía de estos países y que han pasado desapercibidos para la mayoría de la población europea. Y sólo ahora se ha despertado al considerarse afectada por estos dos tratados.

El TTIP y el CETA  tienen unos pilares comunes aunque el TTIP debemos recordar que no está cerrado por lo que puede cambiar

El TTIP se está negociando a través de rondas de negociación que se llevan a cabo cada tres meses entre representantes de la Unión Europea y del Departamento de Comercio de Estados Unidos Sus resultados se publican en la Web de la Comisión pero, por las filtraciones que ha habido como Wipileaks y similares, los acuerdos publicados distan bastante de los temas realmente tratados. En octubre se llevará a cabo en Estados Unidos la 15 ronda de negociación.  En este momento el TTIP está encontrando muchos obstáculos tanto por la labor de las distintas organizaciones sociales como porque las grandes elites no están consiguiendo todo lo que esperaban.

En cuanto al CETA hay un texto cerrado en septiembre de 2014 pero que se ha abierto para revisión en enero del 2016 ya que debido a las protestas de la sociedad civil con el tema de los tribunales de arbitraje se han  hecho en este punto pequeños cambios más en la forma que en el fondo.  En este momento este tratado se está acabando de negociar de tal manera que puede cerrarse su redacción en octubre y proceder a su firma y ratificación. Pasaría al Parlamento Europeo en diciembre y podría empezarse a aplicar provisionalmente en enero de 2017.

El objetivo de estos tratados son la eliminación de las barreras al comercio, tanto arancelarias y no arancelarias. Estas últimas son todas las normativas laborales, medioambientales, sanitarias, y otras existentes en estos países.  El objetivo será siempre la liberación de los mercados y la consecución del máximo beneficio.

La negociación de los tratados

Los puntos de negociación y acuerdo de estos tratados son los siguientes:

- Acceso a los mercados: aranceles, los servicios y su apertura al comercio entre los bloques, y las cuentas públicas.

- Cooperación reguladora que persigue la armonización de las distintas normas en las dos regiones. Es peligrosa porque puede suponer la armonización a la baja de ciertas normas laborales, sanitarias o medioambientales.  Y además se pretende que sean entes vivos que no se limiten a la coordinación presente sino que la misma siga en el futuro.  Debemos tener en cuenta que, aunque en teoría en estas mesas de negociación sólo se sientan funcionarios, la realidad es que están presentes potentes lobbies que defienden los derechos de las grandes empresas.

Los Tribunales de Arbitraje

En este bloque están los famosos Tribunales de Arbitraje que pretenden que, a través de la justicia privada las empresas pudieran demandar a los Estados si consideran que las leyes presentes o futuras pueden hacer disminuir sus beneficios. Estos tribunales son peligrosos por los siguientes motivos:

- Al ser justicia privada se salta todos los sistemas de justicia nacionales.

- Estaban gestionados por grandes y caros bufetes de abogados.

- Además la independencia de estos tribunales no está garantizada ya que muchos de estos bufetes estaban ligados por otros juicios y contratos a grandes empresas.

- Por último su laudo o veredicto no podía apelarse.

Estas condiciones pueden hacer que los Estados se vean obligados a desembolsar grandes cantidades de dinero, como de hecho ha pasado en algunas ocasiones, porque ciertas empresas han considerado que sus leyes hacen disminuir su beneficio. 

Todo esto hace que los Estados sean chantajeados en cierta medida ya que saben que, si aprueban ciertas leyes pueden ser obligados a pagar grandes indemnizaciones. 

En estos tratados también figuran las llamadas listas negativas que comprenden todos aquellos servicios que no pueden ser privatizados. Y, al ser listas cerradas, no incluyen los servicios que puedan surgir en el futuro y, que en todo caso, serán siempre liberalizables.

Todos estos acuerdos ya están en el CETA y probablemente, se aprobarán. 

La presión social ha hecho que se produzcan los siguientes cambios en el CETA respecto a los Tribunales de Arbitraje:

- Los abogados que gestionen estos Tribunales formarán parte de una lista cerrada aprobada por la Unión Europea y Canadá.

- En vez de un tribunal habrán dos tribunales, uno de Justicia y otro de Apelación.

En cuanto a la lista de servicios excluidos en el CETA se habla específicamente de los servicios audiovisuales y de aquellos prestados en exclusiva por el sector público pero debido a que, en este momento, muchos de nuestros servicios públicos se externalizan, la interpretación que pueda darse no es tan clara.

A través del movimiento NO AL TTIP integrado por numerosos movimientos sociales, ONGs, sindicatos y partidos políticos se está intensificando la lucha para evitar que el CETA entre en vigor en Enero de 2017 y que la población europea pueda opinar si realmente está de acuerdo en su ratificación.

Como siempre, nuestro poder está en la información y la defensa de nuestros derechos. Ω

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política