«MyM es más que una tienda de ropa, detrás cada prenda hay una preciosa historia de la que podemos formar parte»

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Mónica Ferrer, propietaria del proyecto MyM ecofashion nos presenta su nueva tienda de ropa orgánica para toda la familia, un concepto de ropa que va más allá de una simple prenda para vestir.

Mónica, ¿por qué llega un momento en tu vida en el cual decides involucrarte en un proyecto como este?

Muy buena pregunta… Lo primero de todo es porque creo en él, creo que cada vez más gente apuesta por una forma de vida más saludable y respetuosa con los demás y con la naturaleza. Tengo una gran ilusión en participar y compartir este impulso hacia una vida más ecológica.

      Todo lo referente a la alimentación ya lo conocía y lo utilizamos en nuestra casa. El siguiente paso fue la ropa. Cuando conocí estos tejidos enseguida me enamoré de ellos. Se puede decir que fue un amor a primera vista, por su suavidad y por su comodidad, aparte de todas las propiedades que nos ofrecen, y pensé…  ¿por qué no darlos a conocer?   Una tienda en Alcañiz, localidad donde nací y donde vivo junto con mi familia.

Lo comente con mi marido, y su primera respuesta fue de sorpresa. Pero unos días después de pensarlo, me dijo: ¡vamos allá!

Desde entonces empezaron a encajar todas las piezas perfectamente. Hemos estado trabajando juntos, dándonos cuenta que formamos mejor equipo de lo que pensábamos. El resultado, vosotros mismos lo podéis ver.

Por mi parte me siento feliz en el camino que tomé hace ya algunos años y que, en estos últimos meses, se materializa en unos productos que me siento orgullosa de ofrecer a mis vecinos.

 

«MyM es más que una tienda de ropa, detrás de cada prenda, de cada par de zapatos o producto de cosmética hay una preciosa historia de la que cada uno de nosotros, de alguna manera, podemos formar parte»

MÓNICA FERRER

MyM ecofashion


 

¿Qué características y controles tiene la materia prima que compone la ropa orgánica?

La ropa orgánica se manufactura a partir de materias primas como lino, algodón u otras fibras vegetales menos conocidas, como el bambú, que se han cultivado siguiendo las pautas de la agricultura ecológica. Esta ropa, además, debe de tratarse con tintes orgánicos o naturales, no de producción química o sintética, según las especificaciones de los agentes certificadores oficiales.

Las etiquetas ecológicas son una manera de comprobar que la ropa se ha producido de manera respetuosa con el medio ambiente. Los campos utilizados deben mantenerse tres años en barbecho antes de su plantación para asegurar que la planta no crecerá con afectación tóxica debido a la contaminación del suelo. Tampoco se utilizan plaguicidas, herbicidas ni fertilizantes químicos.

Pero no nos quedamos solo en parte del cultivo. Todo el proceso de producción se lleva a cabo bajo los parámetros del comercio justo y la ética social, es decir, las condiciones laborales, los sueldos, los horarios de trabajo garantizan una vida digna y sostenible para todos los empleados, sobra decir, que sin rastro de explotación infantil.

La consecuencia es que el precio final de estos productos es algo superior al que estamos acostumbrados a comprar en grandes almacenes, ya que la ropa que venden está fabricada, en parte, por niños en condiciones casi de esclavitud como estamos acostumbrados a oír en todos los medios de comunicación.

Comprar productos de comercio justo es apoyar una ética social igual para todos, respetuosa con los trabajadores de todo el mundo. Es hacer llegar a las compañías multinacionales que no todo vale para conseguir beneficios. Y esto es lo que quiero enseñar a mis hijos y también mi modesta aportación al bienestar global.

¿Cuándo nuestro tacto recibe una prenda orgánica qué diferencias nota con un tejido convencional?

Como he comentado antes, cuando conocí estos tejidos me enamoraron, porque son especiales. Es una sensación difícil de explicar con palabras. Son tejidos más suaves, más confortables.

Cuando por primera vez ofrecí calcetines de bambú a mis hij@s, sus palabras fueron, ¡¡mamá qué es esto!! Ahora no quieren otra cosa.

Mi marido era anti vaqueros, pero cuando le ofrecí los de algodón orgánico dijo, ¡¡JO!! Si parece un chándal.

Para mi ha sido un regalo poder conocer estos tejidos y poder compartirlos.

La ropa orgánica, al no haber estado en contacto con tóxicos en el proceso de tintado es mucho más duradera y notarás que puedes lavarla muchas más veces.

El algodón orgánico es más suave que el algodón convencional, el hecho de ser más puro hace que todas sus características se acentúen, haciéndolo más transpirable, más agradable.

Otro gran descubrimiento fue el tejido de bambú, que se obtiene de esta planta y es biodegradable y antibacteriana. Es un recurso altamente sostenible, su ciclo de crecimiento es muy rápido. No precisa la utilización de fertilizantes ni plaguicidas o pesticidas.Sus cualidades son muchas. Es una fibra naturalmente suave con propiedades no irritantes para la piel. Es antialérgico, además de ser un regulador termal que proporciona calidez en invierno y frescor en verano por lo que es ideal para las prendas de ropa interior.

¿Sabes esa sensación de ponerte unos calcetines, una camiseta interior y que pique? Con estos productos no pasa. La ropa ecológica es antialérgica y con ella se trata de evitar ese pequeño mal que cada vez se extiende más que es la piel atópica y que vamos tolerando como podemos. ¿Por qué no probar con algo mejor? Los adultos nos hemos acostumbrado pero, ¿es necesario que también se acostumbren los más pequeños habiendo otras opciones?

Como filosofía de vida, ¿qué intentas transmitir a la sociedad a través de MyM ecofashion?

Soy una persona activa, implicada con mi ciudad, con la salud y con la naturaleza que nos rodea.

MyM ecofashion es el fruto de todo lo que he estado aprendiendo y practicando durante los últimos años, un crecimiento personal, en pareja y en familia. Mi familia y yo hemos crecido junto a este proyecto. Con MyM  ecofashion  queremos aportar nuestro granito de arena hacia un estilo de vida más ecológico, saludable, sostenible para nosotros mismos y nuestro entorno.

MyM es más que una tienda de ropa, detrás de cada prenda, de cada par de zapatos o producto de cosmética hay una preciosa historia de la que cada uno de nosotros, de alguna manera, podemos formar parte. Ω


Por último, quiero dar las gracias a tod@s  aquell@s  personas que me habéis dado vuestro apoyo, especialmente a:

Ana Foz, mi prima ha sido la persona que me abrió los ojos. Muchas gracias guapa!!! por estar siempre ahí.

Manuel Juste, mi marido, sin el MyM ecofashion no hubiera sido posible. Te Quiero!!!

Manuel Giménez, propietario del local. Gracias por construirlo!!!

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política