#JoséMiguelCelma - Alguien no está diciendo toda la verdad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hace ya unos años que la sorpresa dejó de aparecer en mi vida cuando hablamos de temas políticos. En el momento en el que se aproximan unas elecciones, ya sean locales, autonómicas o nacionales, se anuncian a bombo y platillo determinadas actuaciones; mientras al mismo tiempo se observa con nitidez cómo aquello que no sucede como debería, o de lo que no se sienten orgullosos, es relegado al más absoluto de los ostracismos. No hay términos medios.

La construcción del futuro hospital de Alcañiz pertenece a esta segunda categoría. O, mejor dicho, la no construcción de esta infraestructura sanitaria vital para el Bajo Aragón y la provincia de Teruel. En estas semanas no he visto a nadie del Gobierno de Aragón o al recién nombrado alcalde, Ignacio Urquizu, decir nada al respecto. Cualquier persona que tenga la facultad de ver puede comprobar lo poco que han adelantado unas obras que, como mucho, contaban con tres personas para acometerlas Algo a todas luces insuficiente cuando hablamos de una actuación de esta envergadura.

Es más que probable que hubiera más empleados de seguridad que número de trabajadores dedicados a la construcción del hospital. Así es imposible cumplir unos plazos que ya son insultantes porque, de no haber mediado el sectarismo del PSOE y sus socios de Gobierno, hoy Alcañiz dispondría de un moderno centro sanitario de titularidad pública y no tendríamos que desplazarnos más de cien kilómetros para poder tener una Unidad de Cuidados Intensivos.

Pero el presidente Lambán y el resto de su gobierno callan, y no asumen las culpas de su nefasta gestión en la materia. Parece mucho más preocupado de descalificar a aquellos que no piensan como él y no pone remedio al olvido al que sumió al Bajo Aragón desde que asumió el mando del Gobierno de Aragón. En aquellos asuntos de vital importancia para nuestra comarca histórica ni está, ni se le espera.

Estamos viviendo las últimas semanas del año 2019 y no parece que vaya a pasar a la historia por algo positivo. Fue en este año cuando se fraguó definitivamente el cierre de la Central Térmica de Andorra por criterios exclusivamente ideológicos, ante el trágala del señor Lambán y la señora Mayte Pérez. Y también se vuelven a incumplir las partidas presupuestarias previstas para la construcción de un hospital que, no les engañen, está paralizado. Hoy alguien no está diciendo toda la verdad y esa persona se sienta en el Pignatelli.

Cuando desde hace más de un año el PSOE tiene la responsabilidad de gestión en el Gobierno de España y los únicos logros que vende, la declaración de impacto ambiental de la A-68 o la apertura de la carretera de Monroyo, fueron impulsados por la formación política a la que desalojó de La Moncloa por una moción de censura vergonzosa, eso significa que no ha trabajado. Ni bien ni mal. No lo ha hecho. Y el Bajo Aragón necesita un ejecutivo que se dedique en cuerpo y alma en trabajar por esta zona, por sus municipios y sus gentes.■

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política