Joaquín Galindo

#JesúsGan - A grandes males, grandes remedios

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es inevitable seguir hablando del Hospital de Alcañiz, y de lo que es una sucesión de errores en una infraestructura vital, que ya nos superan a todos, incluyendo a la propia “paciencia”.

Hemos escuchado un sinfín de motivos que nos llevan a la situación actual, más que nada porque casi todo el mundo ya vaticinaba desde hacía tiempo este final, debido a la inercia que estaba tomando el curso de las obras y los contactos que al parecer se mantenían con la constructora.

Se dice que hubo errores en una contratación con una baja casi temeraria; que no es posible que la construcción de un hospital se vea condicionado por los criterios económicos de la empresa adjudicataria; que el Gobierno de Aragón no tiene el más mínimo interés en Teruel y el Bajo Aragón, que mira para otro lado; que no hay preparado un Plan B ante la situación actual.

Se dicen muchas cosas, con las que todos podemos estar de acuerdo, pero nos faltan las respuestas ¿y ahora qué?

Hace unos días por temas de trabajo me surgió la frase “A grandes males, grandes remedios” y con las personas que estábamos en la conversación le dimos unas pocas vueltas a su significado.

Más tarde en mi casa pude continuar indagando un poco más sobre su etimología, y constataba que el “dicho” pertenece al siempre recurrente Refranero Español, y que la procedencia se inspira en un aforismo del célebre pensador griego Hipócrates, considerado como uno de los padres de la medicina occidental.

Este respetado señor, mediante sus aforismos, estableció diferentes criterios cuya finalidad es expresar un principio de manera coherente, concisa y definitiva, algo de lo que nos encontramos hoy en día muy necesitados.

“A grandes males, grandes remedios” tiene como significado que, ante un problema grave, no hay que temer recurrir a medios enérgicos para encontrar la solución.

Llegado este momento, me vinieron a la cabeza de inmediato las obras del Hospital de Alcañiz, y parándome un poco a pensar, llegue a la conclusión que nos falta tener a alguien en los diferentes gobiernos con este pensamiento y esta capacidad de resolver.

No entiendo como al igual que se establecen actuaciones de emergencia para diferentes situaciones de obras, de medio ambiente, etc.… etc.… no se establecen actuaciones para una situación como la ocurrida con las obras del Hospital, y se agilizan los trámites desde el primer minuto, en lugar de lanzar el mensaje de que las obras se van a retrasar.

¿Será que el problema no es lo suficientemente grave para recurrir a medios enérgicos para encontrar la solución?

Últimas Noticias

Noticias más populares

Agenda del Bajo Aragón

Sin eventos

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información. Ver política